EL MASAJE COMO FUENTE DE SALUD Y UN PLACER PARA TUS SENTIDOS

viernes, 24 de septiembre de 2010

Los beneficios de la risa.

Durante los últimos años, las investigaciones científicas sobre la risa y el poder que esta tiene para mejorar nuestra salud han sido cuantiosas y determinantes. Ya parecen quedar pocas dudas de que la risa realmente tiene la capacidad de mejorar la forma en que nos sentimos y la forma en que nuestro organismo funciona. Pero, ¿cuáles son estos beneficios a los que nos referimos?


Los beneficios de la risa se ven en muchos de los sistemas del cuerpo. Para empezar, la risa ayuda en mucho a remover los efectos negativos del estrés. Esto, además, es fácilmente comprobable, en la forma en que nos sentimos. ¿O no es verdad que, después de una semana particularmente larga, cuando nos sentimos destrozados y no queremos saber nada con el mundo, pasar un rato con amigos simplemente riéndonos, nos hace sentir mucho mejor, más descansado, dispuestos a enfrentar otra semana con mucho mejor humor? Este efecto se nota, entonces, fácilmente, en el día a día. Y las estadísticas muestran que el estrés es una causa de muerte cada vez más importante entre los adultos y los jóvenes adultos. Ya es suficiente beneficio, ¿no?

Lo que pasa con el estrés es que muchísimas enfermedades muy comunes (tensión arterial alta, enfermedades del corazón, ansiedad, depresión, toses frecuentes y resfríos, úlceras pépticas, insomnio, alergias, asma, dificultades menstruales, dolores de cabeza causadas por la tensión, perturbaciones del estomago, migrañas y hasta el cáncer) tienen algún grado de relación, mayor o menor, con él.

Y, por otro lado, la risa también tiene otro efecto que, por más que pueda ser impensado, es aún más importante, ya que sirve ya no para que nos sintamos mejor, sino para que, de forma activa, se prevenga el ingreso de enfermedades al organismo. La risa sirve para potenciar nuestro sistema inmunológico, lo cual es la clave para prevenir enfermedades.
video

domingo, 12 de septiembre de 2010

LA IMPORTANCIA DEL ALIENTO

   El aliento es fuerza vital que activa las funciones del organismo. Desafortunadamente, casi todos los seres humanos respiramos mal, hacemos el esfuerzo mínimo para satisfacer nuestras necesidades básicas, como si tuviéramos miedo de constatar la fuerza y la plenitud de la vida. De este modo, nos privamos de los numerosos beneficios físicos y psíquicos de una buena respiración, que se refieren tanto a una adecuada oxigenación, una activación sanguínea o una eficaz ayuda al trabajo que realiza el corazón, como a disponer de un mayor equilibrio mental y una mejor capacidad de relajación.
   La fuerza de la vida penetra en el organismo a través de la respiración, y en la exahalación vuelve a salir de él llevando su carga de residuos negativos. Este impulso revitalizador no sólo es imprescindible para vivir, sino también para ponerse a tono. Puesto que el aliento es una presencia constante, aunque no consciente, llevarlo a la esfera de la concentración sirve para neutralizar los impulsos contradictorios de la mente, a la vez que abre las puertas de la libertad a la intuición. El siguiente es un ejercicio elemental de respiración profunda:


1.Acuéstese en el suelo, con la espalda apoyada sobre una alfombra. Extienda sus piernas y relaje sus músculos. Abandone los brazos a ambos lados del cuerpo.


2.Cierre los ojos. Sin ansiedad y sin prisa, inhale todo el aire que pueda mientras cuenta 8 segundos y luego, del mismo modo, exhale mientras cuenta otros 8 segundos. Repita esto cinco veces.


3.Al llegar a la sexta vez, vuelva a hacerlo, pero en vez de preocuparse por llevar la cuenta, visualice en su mente el modo en que el aire penetra por su nariz, llega a su pecho y expande su vientre. Al exahalar, concéntrese en el modo en que su vientre se cortrae. Repita esto cinco veces.


4.Vuelva a respirar profundamente, pero al hacerlo piense que es aire puro y fresco el que penetra por su nariz en inunda su cuerpo con la fuerza de la vida, mientras que al exhalar piense que está arrojando fuera de usted todo lo negativo y contaminado. Repita esto cinco veces.





Extraido del libro “ El poder mágico de los cristales” de Alicia Gallotti.